¿Has oído hablar de las Comunidades de Práctica?

Las empresas demandan cada vez con más insistencia mantener espacios en el día a día donde los profesionales puedan intercambiar conocimientos y experiencias útiles con sus pares.Un conocimiento y una experiencia que deben permitir la apertura organizacional a nuevas formas de hacer más convenientes, a nuevas líneas de trabajo o a la detención de nuevas oportunidades para el negocio.

Estos espacios surgen de manera espontánea con un alcance muy limitado entorno a las máquinas de vending, la cafetería o en el calor de los debates en las acciones formativas. Pero ¿cómo darle a este espacio cierta institucionalidad para garantizar su mantenimiento a lo largo del tiempo y la persecución de unos determinados objetivos? Creando una comunidad de práctica (CoP).

communityofpractice

Una Comunidad de práctica (CoP) se define como “un grupo de personas que comparten una preocupación, un conjunto de problemas o un interés común acerca de un tema, y que profundizan su conocimiento y pericia en esta área a través de una interacción continuada”. (Wenger, McDermott y Snyder;2002).

Cada vez que pienso en las Comunidades de práctica me viene a la cabeza la imagen de una tribu, una tribu como la que defiende, Seth Godin, con sentido de pertenencia, con un propósito o propósitos comunes, en la que los participantes mantienen una actitud positiva hacia el trabajo colectivo, existen unos valores y reglas compartidos y en la que existen los medios para facilitar y coordinar las actividades hacia un propósito esperado por toda la comunidad.

Afortunadamente, el desarrollo de internet ha permitido que las Comunidades de Práctica cuenten con diferentes medios para constituirse, no limitándose sólo a un espacio físico y síncrono, sino que puede residir dentro de una red social constituyéndose como una comunidad virtual. Esto ofrece una buena oportunidad para sacar partido a determinadas herramientas corporativas que, en principio, nos han venido como fruto de una moda, pero que no sabemos muy bien qué hacer con ellas.

Las Comunidades de Práctica pueden ser un buen sustituto a intranets hiperalimentadas-nadaconsultadas, pueden ser la respuesta a la inquietud de muchos profesionales que les gustaría repensar la manera de hacer las cosas y acometer una transformación organizacional, podría ser el lugar natural donde mantenerse al día como profesional desde un enfoque proconsumidor.

Llegados a este punto, creo que si alguien debe ser la figura promotora de la creación de Comunidades de Práctica dentro de la empresa, esa debe ser la Dirección de Recursos Humanos puesto que las Comunidades de Práctica permiten cumplir con muchos de los objetivos que esta función persigue y tangibiliza uno de los aspectos más importantes de su misión “movilizar a las personas para conseguir los objetivos del negocio”. Con esto no estoy diciendo que deba liderar cada Comunidad de Práctica que se cree, sino ser quien promueva la cultura de creación de Comunidades de Práctica, la que transmita en qué consiste y cómo hacerla funcionar y la que ponga los medios necesarios para su desarrollo. Tenemos un gran potencial.

articulo_hrlab

2 thoughts on “¿Has oído hablar de las Comunidades de Práctica?

  1. Gracias me interesa bastante el tema, no sé muy bien como darle forma en mi organización pero como responsable de personas creo que es una opción a la formación tradicional y una manera de compartir.
    Saludos Jesús Mari

  2. Pingback: comunidades prácticas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s